La detención de indocumentados aumentó 42% con respecto al último año de Obama

El 70% de los detenidos, según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), son inmigrantes convictos por algún crimen, pero no detalla qué tipo de faltas cometieron.

Más gente presa

Las preocupaciones se dispararon desde que el presidente Donald Trump llego a la Casa Blanca el 20 de enero. Si bien el número de deportados no alcanza los niveles registrados durante el gobierno de Barack Obama, “cada día menos indocumentados son liberados después que los detiene la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE)”, dice Mary Mora, directora de comunicaciones de Latino Advocacy en Seattle (Washington).

En el otro extremo del país las preocupaciones son similares. “Aquí han estado más activos (los agentes de ICE) con este gobierno”, dice Etzio Flores, de la organización Make the Road New York. “Sobre todo en Manhattan. Sabemos que una buena cantidad de gente ha sido detenida, pero nosotros no estamos viendo cómo se los llevan”.

“Y tampoco los están liberando”, agrega el activista dreamer protegido de la deportación por la Acción Diferida de 2012 (DACA). “Cada vez escuchamos menos que liberan a los inmigrantes detenidos. Antes, cuando ganábamos nuestras batallas y lográbamos que liberaran a una persona, nos reuníamos para celebrar nuestro esfuerzo efectivo y eso daba esperanzas a la comunidad. Pero hace tiempo que no festejamos”.

En Chicago permanecen atentos a los movimientos de ICE. “No hemos visto redadas como las de antes, cuando cientos de agentes y policías cercaban una fábrica y se llevaban a mucha gente”, dice el pastor cristiano José Landaverde. “Pero sabemos que ahora van a las casas de las personas, y los extraen para llevárselos arrestados y ponerlos en proceso de deportación de Estados Unidos”.

Cerca de la frontera con México se repiten los patrones. “Nosotros estamos mirando que la gente, cuando van a una cita con ICE para renovar sus permisos de permanencia, ya no les están dando oportunidades y no les están procurando maneras para que puedan quedarse con sus hijos. Los están deportando”, dice Petra Falcon, directora ejecutiva de la organización Promise Arizona, en Phoenix.

“Se los están llevando así no más. Ahora estamos viendo que más gente está siendo arrestada. Los agentes de ICE lo están haciendo con pinzas, uno por uno”.

También en California

“En las zonas rurales, definitivamente los están yendo a buscar”, dice Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA de Los Angeles. “La semana pasada estuve en una reunión de la Barra de Abogados, donde se dio a conocer una carta que le envió la jefa de la Corte Suprema del Estado al secretario del DHS para que frene los operativos en los tribunales de justicia”.

“Esto es bochornoso”, agrega el activista. “Están a las cortes para detener a personas acusadas por cualquier falta, incluyendo asuntos de tráfico, para encarcelarlos y deportarlos. Esto viola un principio de una regla no escrita a través de todo el país, que dice que las cortes, independientemente del problema que pudiera tener un acusado, más allá que la razón por la que tiene que asistir a un tribunal, eran consideradas un santuario. La migra no debe aprovecharse del cumplimiento de un citatorio para hacer su trabajo policíaco”.

La carta mencionada por Gutiérrez fue firmada por la presidenta de la Corte Suprema de California, Tani Cantil-Sakauye, quien dijo estar gravemente preocupada por informes recientes de que agentes federales están “acosando a inmigrantes indocumentados dentro de los juzgados del estado”.

“Los tribunales no deben ser utilizados como cebo en la necesaria aplicación de la ley de inmigración en nuestro país”, agregó.

El DHS dijo en un correo electrónico que estaba revisando el contenido de la misiva, reportó la agencia Reuters. Además de California, existen quejas similares en Massachusetts, Maryland, Texas y Florida.

El arresto el miércoles de 15 jóvenes en Prince William elevó las alertas en el estado de Virginia. “Estamos viento un peligroso aumento de detenciones de inmigrantes en este estado”, dice Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA de Maryland. “Las autoridades migratorias están aduciendo cuestiones de pandillerismo, y eso lleva a que están arrestando a una gran cantidad de jóvenes”.

Torres dijo agregó que “vamos a presentar una demanda. Están pintando a todos los inmigrantes jóvenes como si fueran criminales. Por eso vamos a demandarlos”.

El pasado 14 de septiembre, tras la aprobación en la Cámara de Representantes de un proyecto de ley que facultaría a las autoridades de inmigración la deportación acelerada de pandilleros, la secretaria interina del DHS, Elaine Duke, aplaudió la iniciativa republicana, y responsabilizó a los miembros de pandillas conformadas por inmigrantes como responsables del crimen y la violencia en las comunidades.

Operativos en curso

Univision Noticias preguntó al DHS si había activado una mega redada que estaba planificada para ejecutarse en las dos últimas semanas de septiembre, pero fue cancelada por el paso de los huracanes Harvey e Irma en Texas y Florida respectivamente.

La agencia respondió que, por política interna, “no comenta las posibles acciones policiales futuras” por parte de sus agentes.

El pasado 8 de septiembre, ICE también dijo que debido al paso de los huracanes Harvey e Irma, todas sus operaciones a nivel nacional estaban siendo revisadas, pero advirtió “los equipos de operaciones de fugitivos seguirán apuntando y arrestando a extranjeros criminales y otras personas que están violando las leyes de inmigración en áreas no afectadas del país, como parte de las operaciones de rutina”.